¡Wow! ¡Qué fuerte título! ...pero qué tremenda verdad. Vivimos en una época y una cultura en la que nos quejamos por todo, por todos y contra todos. La falta de contentamiento llena nuestras vidas en todas las áreas. Si la fila del supermercado es muy larga "¡que abran otra caja!"... si el tráfico está lentísimo "¡que horror tener que perder el tiempo aquí sentado por horas!"... Si el sermón estuvo largo, si estuvo corto, si estuvo elevado, si fue muy superficial... si la alabanza estuvo ruidosa o demasiado anticuada... en fin... como dice el dicho "nada te gusta, nada te parece, nada te satisface".

Yo no sé si te habías detenido a pensar pero en realidad nuestro descontento es una afrenta directa hacia Dios. Una de las cosas que el Nuevo Testamento nos recuerda una y otra vez es a desarrollar contentamiento, pero pareciera que esas instrucciones las pasamos por alto muy fácilmente. Nuestras quejas y nuestro descontento es un grito hacia Dios que le dice "no sabes lo que haces, yo lo podría hacer mejor". En realidad es una falta de confianza en que nuestro Dios sabe lo que hace y que podemos estar agradecidos cualesquiera que sean las circunstancias.

1 Corintios 10 nos apunta a la conocida historia de la nación de Israel tras ser liberados de Egipto. Ellos se quejaron por las dificultades del viaje a la tierra que Dios les había prometido, se quejaron por la comida, se quejaron por la esposa de Moisés. Llegan a la tierra prometida y se quejan que va a estar difícil entrar... se quejaron por el agua y por el desierto, y prácticamente por todo lo que les vino a la mente. Pero como dije en el título, Dios no soporta a los chillones y todos esos quejosos perecieron en el desierto.

Los hijos de Israel se quejaron porque no confiaron en el carácter, promesas o providencia de Dios. La amenaza de los enemigos, el dolor de las circunstancias difíciles, y la falta de contentamiento los llevó a quejarse. Los cuarenta años que pasaron en el desierto fueron la consecuencia de su incredulidad y quejumbre. Dios toma el quejarse muy en serio (Fil 2:14). Como el Dios de la Promesa, esperaba que sus hijos confiaran en que Él proveería lo que había prometido (la tierra, la descendencia, la bendición...)

¿Sabes? he escuchado a pastores quejarse que si la gente no los valora, que si pasan horas orando por sus ovejas y ellos ni lo agradecen, que si sufren o nadie se los reconoce... ¿por quién haces lo que haces? ¿para quien? Si estás viviendo para Dios y sirviendo al Rey de reyes, deja de quejarte y date cuenta de una vez por todas que Dios todo lo sabe y todo lo ve y que es a Él a quien queremos agradar.

Dale gracias a Dios que puedes hacer el super y que tienes dinero para pagar aunque haya una fila interminable en la caja. Dale gracias a Dios que te regala unos minutos extra sentado en el tráfico para platicar con Él y pensar en tus decisiones del día. Agradécele que hubo un sermón y una alabanza en la que tuviste la libertad para sentarte a aprender de Dios y adorarle en la compañía de otros creyentes sin peligro de tu vida...

Recuerda que Dios se goza cuando le creemos y confiamos en Él. Tengamos contentamiento y seamos agradecidos con Aquel que nos ha reconciliado consigo mismo y no nos dio nuestro merecido, sino que en su abundante gracia nos ha hecho partícipes de toda bendición en Cristo Jesús.

Dios te bendiga.
Noviembre 23, 2018 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@palabrasdevida.mx

 

Blogs Anteriores

Usa tus talentos para los demás

"Confía, Él viene" :: Viviendo la Fe

Plan de lectura cronológico en 61 días

¿Cristianos de verdad?

"Alábalo, Él es el Cristo"

¿Qué buscas para tu futuro?

Eduquemos con el Ejemplo

Tu perdón es un reflejo de tu cristianismo

Ni Dios es un genio, ni tú eres Aladino

"La iglesia de equivocó"

Cuando el sufrimiento es bueno

Dios da gracia a los humildes

Mateo 14 "¿Estás Consciente?"

Mateo 13 "¿En verdad es Cristo tu tesoro?"

Mateo 12 "¿Pero tú, por qué juzgas?"

Mateo 11: "Suelta el estrés, Dios tiene el control"

Mateo 10: ¿Enemistad con el Mundo?

Mateo 9: "Un Encuentro Inesperado"

Tomados de la Mano

Viviendo la Fe :: Mateo 8

Viviendo la Fe :: Mateo 7

Viviendo la Fe :: Mateo 6

Viviendo la Fe :: Mateo 5

Las "Personas Tóxicas"

Viviendo la Fe :: Mateo 4

:: Viviendo la Fe :: Mateo 3

Devocional para Mujeres: Mateo 2

Devocional para Mujeres: Mateo 1

La Blanda Respuesta...

No intentes ser quien no eres

Cuando el pecado incomoda

¡Feliz día de las Madres!

Cómo saber cuando algo anda mal

La Tarea del Predicador

Busca las cosas de arriba

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras