Mateo 19 “Eduquemos con el Ejemplo”


¡Buenos días mujercitas, espero se encuentren bien! Hoy hablare sobre Mateo 19 y créanme que me he debatido mucho en cuanto al tema para hablar porque este capítulo toca temas muy interesantes, como el divorcio, las riquezas, la condición del corazón, en fin, pero me he decidido por hablar acerca de la niñez. Les recomiendo lean del versículo 13 al 15 para que tengan una idea más clara de lo que estoy comentando.

Al comienzo del capítulo le preguntan a Jesús su opinión acerca del divorcio, y es que en aquel tiempo había un grupo liberal de judíos que otorgaban el divorcio por cualquier cosa, algo así como lo que pasa en nuestros días, sin embargo, Jesús defiende el matrimonio sosteniendo que lo que Dios unió no lo debe separar el hombre. Inmediatamente después le acercan niños para que los bendiga, pero los discípulos se los tratan de quitar.

Pero como les comentaba, el matrimonio está siendo fuertemente atacado en nuestros días, y al golpearlo, se golpea directamente a la generación que viene. Los chavos de hoy ya no buscan casarse, postergan lo más que se pueda tener hijos y cuando por fin se deciden a tenerlos (o los sorprende la llegada de uno) a los pocos meses de nacido se lo están encargando a alguien más, a algún familiar o a las instituciones.

Es aterrador ver como la niñez está siendo atacada, y mientras la inocencia cada vez dura menos, la irresponsabilidad e inmadurez dura mucho más, de tal manera que los niños de 8 años están siendo expuestos a un mundo insensible y pornográfico a través del internet, y sus mismos padres les entregan en sus manitas ese aparatito que se conecta a un mundo sin límites. Mientras que, por el otro lado, hay labregones de 30 años que siguen viviendo en casa de sus papitos sin siquiera pagarles una renta simbólica.

La verdad es que es indignante, (hablo en general y sabiendo que hay excepciones, ¿ok?) pero mientras el hombre lleva años delegado toda la responsabilidad de la crianza de sus hijos a la mujer, la mujer de hoy está delegando esta responsabilidad a la señora que le ayuda, al familiar más cercano, al maestro, al gobierno, a la televisión, o al internet. Pero ¡no debería de ser así! Caray, tenemos que aprender a ver las cosas en perspectiva correcta; un asesino en serie no despertó a los 40 años asesino, un delincuente no se volvió delincuente cuando cometió el robo, un alcohólico no se volvió vicioso cuando tomó la primera copa. Si bien en cada caso hubo un detonante, todo comenzó a muy temprana edad, cuando el niño aún estaba en casa...

Cuando ninguno de sus padres quiere sacrificar su realización personal para estar ahí, a su lado; cuando le dan todo lo que quiere para evitar un berrinche; cuando nadie está para acostarlo o para darle un abrazo; cuando, para evitar traumarlo, no le dan tres nalgadas; cuando nadie se asegura que no vea esa película; cuando le administran pastillas para que quepa en la cajita de las instituciones; cuando le permiten estar encerrado horas y conectado a internet sin cuidar lo que ve.

¿Saben? a lo largo de los Evangelios, podemos ver que los niños están muy cerca del corazón de Dios, Él les da un lugar muy especial. Mientras los discípulos los hacen a un lado, Jesús los reprende y les dice: “Dejen que los niños vengan a mí, no se los impidan”, y después se toma el tiempo para orar por ellos y bendecirlos.

Y todos los papas deberíamos de estar haciendo lo mismo, llevando a nuestros hijos a tener un encuentro con Dios, enseñarles con el ejemplo lo que es seguir a Cristo, pero en serio, no a medias tintas, porque es ilógico pretender que nuestros hijos lo sigan y aprendan de Él, amor, compasión, obediencia, si nosotros no lo seguimos. Es irracional querer que desarrollen temor de Dios y que lo obedezcan si para empezar no ven que nosotras lo hacemos.

Si los papas no hacemos la chamba, si las mamás no hacemos la chamba, no debería sorprendernos que la inocencia se pierda a más temprana edad cada día que pasa, ni que la maldad vaya en aumento. Mientras no eduquemos a nuestros hijos en el temor del Señor, ¿por qué nos sorprendemos? Los valores del mundo están de cabeza y siempre están cambiando, nosotras mismas cambiamos, lo único que no cambia es Dios y su Palabra, traigamos a nuestros hijos a los pies de Cristo, Él está ahí para ellos dispuesto a detener todo y bendecirlos.

Además, es bueno remarcar que este suceso está registrado en todos los Evangelios sinópticos y no solo eso, sino que un capítulo anterior, en Mateo 18 Jesús dice que para entrar al reino de los cielos debemos ser como niños. Y es que, los niños en general, buscan aprender de sus padres, son humildes, dependientes, sencillos y francos, cualidades que necesitamos cultivar cuando venimos a Dios y cuando le pedimos que sea nuestro Padre. Pero también debemos desaprender muchas cosas, como nuestra soberbia e independencia, miren, a todas nosotras nos urge aprender de nuestro Padre como vivir una vida sencilla, enfocada en lo que realmente es importante.

¡Que tengas una linda semana y que Dios te bendiga!
Noviembre 20, 2018 | Aimeé Pérez

Envía tus comentarios a info@palabrasdevida.mx

 

Blogs Anteriores

Usa tus talentos para los demás

"Confía, Él viene" :: Viviendo la Fe

Plan de lectura cronológico en 61 días

¿Cristianos de verdad?

"Alábalo, Él es el Cristo"

¿Qué buscas para tu futuro?

Dios no soporta a los chillones

Tu perdón es un reflejo de tu cristianismo

Ni Dios es un genio, ni tú eres Aladino

"La iglesia de equivocó"

Cuando el sufrimiento es bueno

Dios da gracia a los humildes

Mateo 14 "¿Estás Consciente?"

Mateo 13 "¿En verdad es Cristo tu tesoro?"

Mateo 12 "¿Pero tú, por qué juzgas?"

Mateo 11: "Suelta el estrés, Dios tiene el control"

Mateo 10: ¿Enemistad con el Mundo?

Mateo 9: "Un Encuentro Inesperado"

Tomados de la Mano

Viviendo la Fe :: Mateo 8

Viviendo la Fe :: Mateo 7

Viviendo la Fe :: Mateo 6

Viviendo la Fe :: Mateo 5

Las "Personas Tóxicas"

Viviendo la Fe :: Mateo 4

:: Viviendo la Fe :: Mateo 3

Devocional para Mujeres: Mateo 2

Devocional para Mujeres: Mateo 1

La Blanda Respuesta...

No intentes ser quien no eres

Cuando el pecado incomoda

¡Feliz día de las Madres!

Cómo saber cuando algo anda mal

La Tarea del Predicador

Busca las cosas de arriba

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras