“La iglesia se equivocó, mi hijo adolescente no encontró su lugar en el grupo y como no diseñaron programas aptos para sus necesidades no tenía deseo de ir y ahora es un joven que se está perdiendo”, comentó una madre con un tono de dolor y resentimiento por su iglesia. Otra voz se alzó y comentó que en su iglesia habían tolerado ciertos malos comportamientos en el liderazgo y que eso había ocasionado que muchas personas dejaran la fe; una tercera persona se unió al coro para hablar de la pésima condición de la iglesia y del por qué no quería asistir más.

Conforme escuchaba en silencio las quejas de mis hermanos de distintas ciudades y de diferentes iglesias dar el triste diagnóstico de sus congregaciones, no pude evitar reflexionar en lo que decían y que ha hecho eco en muchas personas en distintos puntos de su caminar en la fe.

Pero permíteme sugerirte que el problema no es la iglesia, “ellos”, “no hicieron”, “no estuvieron”… jamás debemos olvidar que tu y yo somos la iglesia. Tú eres la iglesia. Si la iglesia está mal o no es lo que debiera ser eso es un claro reflejo de que nosotros no estamos haciendo lo que Dios nos ha llamado a hacer. La iglesia no falló en diseñar programas, tú fallaste con tu hijo. La iglesia no toleró malos comportamientos, tú los toleraste.

Mientras sigamos apuntando el dedo a la paja del hermano seguiremos rehuyendo nuestra responsabilidad como miembros del cuerpo de Cristo para edificarnos unos a otros, para reprendernos y exhortarnos, para ser verdaderamente hijos de nuestro Padre que está en los cielos. Jesús no dijo busca una iglesia que sea la luz del mundo y que sea la sal de la tierra y entonces ya estarás en el lugar correcto. Jesús dijo “ustedes son la luz del mundo, la sal de la tierra”.

No caigamos en el engaño de desasociarnos de la iglesia como si ésta fuera una entidad aparte. Yo soy la iglesia, tú eres la iglesia, y debemos seguir a nuestro Señor con la responsabilidad de continuar su ministerio y ser un reflejo de su gloria. Hagamos un serio y responsable inventario de nuestra contribución a los problemas de la iglesia y vayamos a Dios con corazones arrepentidos y una sincera búsqueda de vivir el Evangelio y ser un ejemplo de Su paz.

Dios te bendiga
Noviembre 2, 2018 | Jorge A. Salazar

Envía tus comentarios a info@palabrasdevida.mx

 

Blogs Anteriores

Cuando el sufrimiento es bueno

Dios da gracia a los humildes

Mateo 14 "¿Estás Consciente?"

Mateo 13 "¿En verdad es Cristo tu tesoro?"

Mateo 12 "¿Pero tú, por qué juzgas?"

Mateo 11: "Suelta el estrés, Dios tiene el control"

Mateo 10: ¿Enemistad con el Mundo?

Mateo 9: "Un Encuentro Inesperado"

Tomados de la Mano

Viviendo la Fe :: Mateo 8

Viviendo la Fe :: Mateo 7

Viviendo la Fe :: Mateo 6

Viviendo la Fe :: Mateo 5

Las "Personas Tóxicas"

Viviendo la Fe :: Mateo 4

:: Viviendo la Fe :: Mateo 3

Devocional para Mujeres: Mateo 2

Devocional para Mujeres: Mateo 1

La Blanda Respuesta...

No intentes ser quien no eres

Cuando el pecado incomoda

¡Feliz día de las Madres!

Cómo saber cuando algo anda mal

La Tarea del Predicador

Busca las cosas de arriba

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras