Mateo 10 “¿Enemistad con el mundo?”



¡Buenos días mujercitas! espero se encuentren bien. Hoy quiero compartirles acerca de la advertencia que hizo Cristo sobre las persecuciones que enfrentarían sus seguidores. Esto lo pueden encontrar en Mateo 10, así que les recomiendo que le den una leída antes para que tengan una idea más clara de lo que estoy comentando.

Cuando era más chica una persona me dijo que tuviera cuidado de las sectas religiosas, de esas que te apartan del mundo para lavarte el cerebro y en las que terminas siendo el autómata de algún loco con un poco de elocuencia, la verdad es que tenía razón, pocas cosas son tan dañinas como aquellas que tienen su fondo de verdad basado en principios bíblicos y cristianos, pero que, están muy lejos de honrar a Cristo.

El año pasado tuve la oportunidad de compartir unas pláticas con un grupo de mujeres en un pueblito en Canadá, muchas de ellas habían conseguido salir de una “secta cristiana”. En esta secta torcían muchos versículos, entre los cuales este que encontramos en Mateo 10, que dice:

“Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa…”

Este tipo de cultos y sectas cristianas mal interpretan versículos y apartan a sus seguidores de la civilización. Aseguran que para ser verdaderamente espiritual es necesario apartarse del mundo, esto incluye, por supuesto, a los padres, hermanos, familiares y amigos, quienes son considerados enemigos porque no forman parte del grupo.

Sin embargo, existe otro tipo de cristianos que se van al otro extremo, buscan enemigos inconscientemente porque se la pasan juzgando a las personas y diciendo todo lo que están haciendo mal: si van a fiestas, o si no van, si toman vino, o si no lo hacen, si dicen groserías o si no dicen. Pasan mucho más tiempo hablando y juzgando el homosexualismo, el aborto y todos esos temas que están tan de moda y que crean tanta controversia, que se olvidan de lo que realmente es importante. Es más, me ha tocado estar en reuniones en las que llegan a ser tan apasionados en hablar de lo mal que va el mundo que no puedo evitar desear que usen esa pasión para compartir el Evangelio y hacer discípulos. Por supuesto, que este tipo de personas creen que toda esa gente que les da la vuelta son sus enemigos por causa del Evangelio, pero la verdad es que el Evangelio no tiene nada que ver, son sus críticas y sus pláticas poco constructivas lo que levanta una barrera.

Pero entonces ¿a qué se refiere Jesús con eso de que habrá enemistad? Pues Jesús está hablando de la enemistad que se da naturalmente entre alguien que no sigue a Cristo y alguien que sí. Comenzando porque el cristianismo se trata de vivir centrados en Dios y en lo que Él desea y no centrados en uno mismo.

Esta persecución de la que habla Jesús ha existido desde el comienzo de la historia; gente que intenta honrar y obedecer al Señor, pero termina siendo hostigada por su misma familia, amistades u otras personas con creencias diferentes. Es exactamente la misma oposición pecaminosa y satánica que experimentó Abel con Caín, Elías con Jezabel, Jesús con los líderes religiosos, y los miles de cristianos de antaño y en nuestros días, que están siendo masacrados por sus propios familiares.

Un ejemplo actual de esta persecución, es el homosexualismo, porque vemos que la sociedad en general habla de tolerancia y de respeto, pero si un ministro religioso se niega a casar una pareja homosexual, lo demandan y quieren romper su libertad obligándolo a que los case. ¿Qué alguien me explique ¿en dónde quedan la tolerancia y el respeto?

¿Ven? después de todo la lógica del mundo cada vez es más ilógica. Es como dice mi esposo, una persona puede volverse budista, agnóstico, ateo y pasa por interesante e inteligente, ¡ah! pero que no diga que se volvió cristiano porque entonces vienen las frasecitas silenciosas “¡Fanatismo…que aburrido, ya lo perdimos!”

Cómo pueden ver esta lucha y enemistad no es algo que tú y yo debamos estar buscando, por el contrario, en el libro de Romanos se nos dice que debemos buscar estar en paz con todos los hombres, no debemos estar criticando a las personas por su manera de pensar o de vivir, ni debemos sentir que nosotros poseemos un intelecto superior, así como tampoco debemos apartarnos del mundo. En realidad, esta enemistad se va formando sin el deseo de hacerlo, se va dando por sí sola, porque ¿Qué comunión tiene Cristo con Belial, la luz con las tinieblas, el pecado con la santidad?

Recuerda que como cristiana, tú eres la sal de la tierra, la luz del mundo y que estás aquí para testificar acerca del que te llamó de las tinieblas a su luz admirable. Le pido a Dios que tú junto conmigo, puedas decir valientemente lo mismo que Josué: “…pero yo y mi casa serviremos al Señor”.

¡Que tengas una linda semana y que Dios te bendiga!
Martes 18 de Septiembre, 2018 | Aimeé Pérez

Envía tus comentarios a info@palabrasdevida.mx

 

Blogs Anteriores

"La iglesia de equivocó"

Cuando el sufrimiento es bueno

Dios da gracia a los humildes

Mateo 14 "¿Estás Consciente?"

Mateo 13 "¿En verdad es Cristo tu tesoro?"

Mateo 12 "¿Pero tú, por qué juzgas?"

Mateo 11: "Suelta el estrés, Dios tiene el control"

Mateo 9: "Un Encuentro Inesperado"

Tomados de la Mano

Viviendo la Fe :: Mateo 8

Viviendo la Fe :: Mateo 7

Viviendo la Fe :: Mateo 6

Viviendo la Fe :: Mateo 5

Las "Personas Tóxicas"

Viviendo la Fe :: Mateo 4

:: Viviendo la Fe :: Mateo 3

Devocional para Mujeres: Mateo 2

Devocional para Mujeres: Mateo 1

La Blanda Respuesta...

No intentes ser quien no eres

Cuando el pecado incomoda

¡Feliz día de las Madres!

Cómo saber cuando algo anda mal

La Tarea del Predicador

Busca las cosas de arriba

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras