Mateo 6 “Que no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha…”



“Buenos días mujercitas, espero se encuentren bien. Hoy estaremos hablando acerca de Mateo 6, y les recomiendo que le den una leidita antes para que tengan una idea clara de lo que estoy comentando.

Cristo nos advierte que no hagamos las cosas para ser exaltadas o para ser consideradas más espirituales por la gente, que no nos volvamos como esos fariseos hipócritas y egocentristas que hacían cosas buenas pero que sus motivos no lo eran. Ellos practicaban el ayuno, la oración, la ayuda a los pobres y juzgaban las acciones de los demás sin estar conscientes de sus propios errores y de su terrible arrogancia.

Es más, la Biblia nos exhorta una y otra vez, que analicemos cuáles son las intenciones reales de nuestro corazón porque, como leemos en el libro de Jeremías: “nuestro corazón es engañoso más que todas las cosas”, y no está hablando del engaño hacía las personas, ni mucho menos hacía Dios, porque él no puede ser engañado, está hablando del auto-engaño, de las mentiras que nos decimos a nosotras mismas.

Si somos observadoras, vamos a descubrir que muy a menudo buscamos la atención de la gente y que se nos reconozcan nuestros logros y cualidades. Usualmente caemos en lo hipocresía, pero lo trágico es que muchas veces ni siquiera nos damos cuenta. Y es que, puedes hacer algo bueno, como visitar a los enfermos, ayudar a los necesitados, pertenecer a algún grupo misionero, incluso orar por la gente, y, sin embargo, no tener la motivación correcta.

Pero poder identificar cuando estamos anhelando la aprobación y el halago de las personas no es tan complicado, solo hace falta que prestemos atención a las cosas que hablamos. Por ejemplo ¿que tan a menudo dices la frasecita: “si tan solo me hubieran hecho caso…” o ¿que tan seguido platicas acerca de todo lo bueno que has hecho y los logros que has alcanzado? Es más, te la pongo más evidente ¿Qué tan seguido checas en tu Facebook cuantos likes has alcanzado, o los comentarios que la gente ha puesto de tu foto de perfil?

Otra forma en la que puedes notarlo es si analizas qué tan seguido das tú opinión, si interrumpes al hablar o si constantemente les dices a las personas lo que deben de hacer. O ¿qué me dices de la crítica? ¿qué tan seguido crees que tú vistes, luces, o piensas superior a las demás personas?
Si lo meditas tantito vas a ver que muchas de las cosas “buenas” que hacemos y decimos, son para sentirnos mejores; ya sea más espirituales, más buenas, más inteligentes o simplemente para sacar un beneficio personal.

Sin embargo, Cristo dijo que inclusive estas buenas acciones que tienen un mal motivo, traen consigo su recompensa, y la verdad es que estas recompensas son evidentes; la gente te alaba, o te pone en un lugar “especial” (inclusive dentro de la misma Iglesia), o recibes una retribución económica.

Miren lo que en realidad hacen todas estas recompensas es que te soban ese ego con el que todas nacemos y que está ávido de reconocimiento y de robarle la alabanza y la gloria a Dios. Entonces…¿en verdad quieres eso: la admiración, el favor de los hombres, o un tesoro que te incite a negar a Cristo?

Porqué cuando viene el tiempo de la prueba, lo único real es que quieres estar sola y clamar a Dios y rogarle que te saque de ese abismo: “¡Padre, ayuda a mi hijo! ¡Señor, salva mi matrimonio! ¡líbrame de estos ataques de pánico!”. Y es que, en esos momentos es cuando reconoces que es mucho mejor tener el favor de Dios, que el de los hombres, porque Él es el único que puede ayudarte y Él único que es confiable, poderoso y bueno.

Gálatas dice: “…¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo”.

Esta semana te invito a que profundices sobre este versículo, y que seas consciente de tus acciones, que te preguntes a ti misma ¿Lo que dije o hice glorifica a Dios? ¿Lo que voy a decir o a hacer está centrado en mí o en la gloria de Dios?

Si reconoces que le has fallado a Dios en esta área, ponte a cuentas con Él y dile: “Padre perdóname por querer que la gente me vea a mí, y no a ti, por robarte tu gloria y perdóname por buscar la recompensa de los hombres. Líbrame de mis propios errores y líbrame de la soberbia”

Si quieres profundizar más acerca de este tema te invito a escuchar el sermón “Enfocando la mirada” por el Dr. Jorge Salazar.

¡Que tengas una lida semana y qué Dios te bendiga!
Martes 21 de Agosto, 2018 | Aimeé Pérez

Envía tus comentarios a info@palabrasdevida.mx

 

Blogs Anteriores

"La iglesia de equivocó"

Cuando el sufrimiento es bueno

Dios da gracia a los humildes

Mateo 14 "¿Estás Consciente?"

Mateo 13 "¿En verdad es Cristo tu tesoro?"

Mateo 12 "¿Pero tú, por qué juzgas?"

Mateo 11: "Suelta el estrés, Dios tiene el control"

Mateo 10: ¿Enemistad con el Mundo?

Mateo 9: "Un Encuentro Inesperado"

Tomados de la Mano

Viviendo la Fe :: Mateo 8

Viviendo la Fe :: Mateo 7

Viviendo la Fe :: Mateo 5

Las "Personas Tóxicas"

Viviendo la Fe :: Mateo 4

:: Viviendo la Fe :: Mateo 3

Devocional para Mujeres: Mateo 2

Devocional para Mujeres: Mateo 1

La Blanda Respuesta...

No intentes ser quien no eres

Cuando el pecado incomoda

¡Feliz día de las Madres!

Cómo saber cuando algo anda mal

La Tarea del Predicador

Busca las cosas de arriba

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras