Mateo 5 “Las Bienaventuranzas…”

“Buenos días mujercitas, espero se encuentren bien. Hoy estaremos hablando acerca de Mateo 5, y les recomiendo que le den una leidita antes para que tengan una idea clara de lo que estoy comentando.

No deja de sorprenderme lo contradictoria que es la sabiduría del mundo con la sabiduría de Dios. Pareciera que Satanás y nuestra propia tendencia pecaminosa han hecho un excelente trabajo para tergiversar las ideas, planes, deseos y mandatos del Creador del mundo.
Simplemente todo lo cristianamente bueno, el mundo lo cataloga como desdicha, fracaso, debilidad o simplemente como algo inútil.

Es más, vamos a contrastar las bienaventuranzas de Cristo con la ideología de nuestra sociedad:

Cristo dice: Bienaventurados los pobres de espíritu
El mundo dice: busca tu satisfacción personal. ¡tienes que ser una triunfadora!
Cristo dice: Bienaventurados los que lloran
El mundo dice: no muestres debilidad, ¡tienes que ser fuerte!
Cristo dice: Bienaventurados los mansos
El mundo dice: pelea por tus derechos. ¡No te dejes!
Cristo dice: Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia
El mundo dice: sí no te afecta a ti, no te metas. ¡Se astuta!
Cristo dice: Bienaventurados los misericordiosos
El mundo dice: el que la hace la paga ¡véngate!
Cristo dice: Bienaventurados los de limpio corazón
El mundo dice: el fin justifica los medios ¡todos lo hacen!
Cristo dice: Bienaventurados los pacificadores
El mundo dice: tú tienes la razón, ¡no cedas!
Cristo dice: Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia
El mundo dice: que nadie se entere que eres cristiana, ¡se inteligente!
Cristo dice: Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo
El mundo dice: tu no mereces ser tratada injustamente, ¡tu bienestar es lo más importante!
Ósea que sí lo analizamos un poco, nos vamos a dar cuenta que el pensamiento que nos rodea está en contra de lo que Dios dice y que continuamente estamos siendo influenciadas por la cultura, los medios de comunicación, nuestras amistades, en pocas palabras por todo lo que está abierta y encubiertamente en contra del pensamiento bíblico.

Y si bien es cierto que como cristianas NO debemos aislarnos de todo esto, también es cierto que debemos cuidar su mala influencia en nosotras, el apóstol Pablo dice que no debemos amoldarnos, ósea que no debemos tomar la forma de este mundo y Juan dice que estamos en el mundo pero que NO somos de él.

Y es que, de la misma manera en la que el Padre mandó al Hijo al mundo, Cristo mandó a sus discípulos también al mundo. Entonces, cómo mujeres creyentes debemos imitar la manera en la que él anduvo. Acuérdense, él estuvo entre pecadores en necesidad de redención, entre hipócritas que criticaban y juzgaban todo lo que hacía, o lo que no hacía, entre perseguidores que no les interesaba un cambio porque creían que lo sabían todo y, sin embargo, el mundo nunca dictaminó, quien era, como vivía, ni que creía Jesús, como tampoco lo debe determinar en nuestra vida, más bien somos nosotras las que debemos influir en la mentalidad de las personas que están en nuestro entorno.

Y esa es la cuestión ¿a quién y cómo estamos influenciando? Y por eso esta semana me gustaría que encontraras maneras prácticas de no permitir que el mundo te influencie, quizás tengas que dejar el Facebook por un tiempo, o evitar esa amistad con la que te gusta criticar, o simplemente dejar de ir a esos lugares que sabes que no sacan lo más cristiano de ti.

Recordemos 1 Jn 5:4 que dice: “Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe”.
Porque hay una verdad que nadie puede negar, y es que la influencia de Cristo fue tan grande, que después de su vida, muerte y resurrección, el mundo jamás volvió a ser el mismo…

Si quieres profundizar más acerca de este tema te invito a escuchar el sermó “Cristiano: Renueva tu mente” del Dr. Jorge Salazar en el link que te dejo abajo

¡Que tengas una linda semana y que Dios te bendiga!
Martes 14 de Agosto, 2018 | Aimeé Pérez

Envía tus comentarios a info@palabrasdevida.mx

 

Blogs Anteriores

"La iglesia de equivocó"

Cuando el sufrimiento es bueno

Dios da gracia a los humildes

Mateo 14 "¿Estás Consciente?"

Mateo 13 "¿En verdad es Cristo tu tesoro?"

Mateo 12 "¿Pero tú, por qué juzgas?"

Mateo 11: "Suelta el estrés, Dios tiene el control"

Mateo 10: ¿Enemistad con el Mundo?

Mateo 9: "Un Encuentro Inesperado"

Tomados de la Mano

Viviendo la Fe :: Mateo 8

Viviendo la Fe :: Mateo 7

Viviendo la Fe :: Mateo 6

Las "Personas Tóxicas"

Viviendo la Fe :: Mateo 4

:: Viviendo la Fe :: Mateo 3

Devocional para Mujeres: Mateo 2

Devocional para Mujeres: Mateo 1

La Blanda Respuesta...

No intentes ser quien no eres

Cuando el pecado incomoda

¡Feliz día de las Madres!

Cómo saber cuando algo anda mal

La Tarea del Predicador

Busca las cosas de arriba

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras