Mateo 4 “La Tentación de Cristo…”



“Buenos días mujercitas, espero se encuentren bien. Hoy estaremos hablando acerca de Mateo 4, y les recomiendo que le den una leidita antes para que tengan una idea clara de lo que estoy comentando.

Es realmente asombroso leer que Satanás se animó a tentar a Cristo, al mismísimo Hijo de Dios. Parece que confiaba ciegamente en que sus métodos para hacer caer a las personas nunca iban a fracasar.
Y tampoco tenía porque creerlo si desde el principio Adán y Eva cayeron en sus artimañas, y más adelante y a través de todos los siglos muchas personas cayeron y caen y caemos en sus engaños.

Sin embargo, es tranquilizador poder encontrar en la Biblia la manera en la que Satanás trabaja y descubrir que sus tácticas siempre han sido y serán las mismas: sembrar duda y engaño, y hacer promesas de poder y de realización personal...y todo con el mismo fin: Que el hombre desobedezca al Señor y se aparte de sus caminos.

Y es que fíjense que tan solo en un capítulo anterior, en Mateo 3, se escuchó la voz de Dios que afirmaba: “este es mi hijo en quien tengo complacencia”, pero ahora, justo cuando Jesús está físicamente más débil, llega Satanás a infiltrarle la duda diciéndole: “si eres hijo de Dios”… entonces di esto…y más adelante, otra vez… “si eres hijo de Dios”…entonces haz aquello…ósea que le dice “si eres hijo de Dios”…como para hacerlo dudar acerca de la veracidad de lo que Dios dijo, pero de la misma manera llegó con Eva; sembrándole la duda acerca de la sinceridad y de la bondad de Dios, y exactamente igual llega contigo y conmigo…

Y muchas veces como mujeres comenzamos a dudar de la Palabra de Dios y caemos en la tentación, por ejemplo, en el área económica: Dios nos dice que no nos preocupemos y que por nada estemos ansiosas porque Él sabe lo que necesitamos y Él nos cuida, pero cuando pasa algo inesperado en nuestro entorno, comenzamos a escuchar las voces que nos hacen desconfiar: “y ahora ¿qué voy a hacer? ¿Y qué va a pasar si esto, o que va a pasar si esto otro? Y Comenzamos a armar una infinidad de posibilidades dramáticas en nuestra cabeza y con ellas crece la duda y empezamos a desconfiar de lo que Dios dice y poco a poco le abrimos la puerta a la desobediencia.

O cuando discutimos con nuestro esposo y comenzamos a creer las vocecitas que nos gritan que nunca va a cambiar, que él tiene la culpa de todo y que somos víctimas de su carácter. Entonces dejamos de escuchar y de creer la Verdad que nos dice que para Dios no hay nada imposible y que con nuestro buen testimonio lo podemos ayudar y, poco a poco vamos cayendo en la tentación de juzgarlo, culparlo y le abrimos la puerta a la idea del divorcio.

Sin embargo, me encanta porque, aunque a veces nos puede parecer imposible no caer en tentación, Mateo registró la manera en la que Cristo pudo vencerla, y así tenemos un ejemplo real de cómo resistir cuando seamos atraídas a ir en contra de lo que Dios dice o espera que hagamos.

Lo primero que hizo Cristo fue estar en plena comunión con Dios, Él estaba en oración y ayuno preparándose para cumplir su ministerio, (de hecho, su oración constante fue algo que lo caracterizó). Lo segundo que hizo fue responderle a Satanás con la Palabra de Dios y no con su propia inteligencia. Y lo tercero fue ponerle un alto.

Debemos recordar que cada una de nosotras seremos tentadas en diferentes áreas de nuestra vida, por eso es importante que identifiquemos cuáles son esas tentaciones.
Y para poder identificarlas correctamente es necesario que tengamos una vida de oración y comunión con el Señor, porque esto nos va a ayudar a reconocer cuando algo no está alineado con el pensamiento de nuestro Padre, pero también debemos conocer y escudriñar correctamente las Escrituras y aprender algunos versículos de memoria para poder hablar la verdad cuando la mentira llegue a nuestra mente.

Una vez que identificamos la tentación y la combatimos con la Palabra de Dios, debemos poner un alto a esos pensamientos recurrentes y decidir conscientemente no pensarlos.

Me gustaría dejarlas con este versículo en 1 Corintios 10:13 que dice:

“No les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, quien no los dejará ser tentados más de lo que ustedes pueden soportar, sino que juntamente con la tentación dará la salida, para que la puedan resistir”

Si quieres profundizar más en este tema te invito a escuchar los sermones “Soportando la Tentación” o “Integridad en la Tentación


¡Que tengan una linda semana y que Dios las bendiga!

Martes 7 de Agosto, 2018 | Aimeé Pérez

Envía tus comentarios a info@palabrasdevida.mx

 

Blogs Anteriores

"La iglesia de equivocó"

Cuando el sufrimiento es bueno

Dios da gracia a los humildes

Mateo 14 "¿Estás Consciente?"

Mateo 13 "¿En verdad es Cristo tu tesoro?"

Mateo 12 "¿Pero tú, por qué juzgas?"

Mateo 11: "Suelta el estrés, Dios tiene el control"

Mateo 10: ¿Enemistad con el Mundo?

Mateo 9: "Un Encuentro Inesperado"

Tomados de la Mano

Viviendo la Fe :: Mateo 8

Viviendo la Fe :: Mateo 7

Viviendo la Fe :: Mateo 6

Viviendo la Fe :: Mateo 5

Las "Personas Tóxicas"

:: Viviendo la Fe :: Mateo 3

Devocional para Mujeres: Mateo 2

Devocional para Mujeres: Mateo 1

La Blanda Respuesta...

No intentes ser quien no eres

Cuando el pecado incomoda

¡Feliz día de las Madres!

Cómo saber cuando algo anda mal

La Tarea del Predicador

Busca las cosas de arriba

Despierta de la Conformidad

Lealtad Perdida

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

¿El propósito de Dios o mi propósito?

En Busca de la Felicidad

Obediencia Extrema

Monumento al orgullo

La Mujer...

El pecado en el creyente

Los Siete que Murieron

Tu Carta de Presentación

En Busca de la Felicidad

Conocidos por Dios

Orando por los demás

Cuándo darte por vencido

Dios es nuestra herencia

Herramientas para compartir tu fe

¡Mírenme, soy lo máximo!

Botellas de sal en el océano

Creados a Imagen de Dios

¡Dios y yo no pensamos lo mismo!

¿Por qué un Dios bueno permite la maldad en el mundo?

El Descanso Escogido por Dios

¿Debemos llamarlo Jesús o Yeshúa?

Dando rienda suelta al orgullo

Lo verdaderamente importante

¿Podemos Confiar en la Biblia?

¡Qué gran privilegio!

¿Qué es el diezmo y por qué debo darlo?

Tesoros en el Cielo

Lo urgente contra lo importante

Ah, el amor, el amor...

Cuando el ánimo se gasta

Desconfiando de Dios

Sin Neutralidad

Perdonar cuesta

No te quedes inmóvil

No temáis, manada pequeña...

Los Efectos del Postmodernismo

Escondido en Dios

Orando con Intención

Cambiando el Enfoque

Salvo... ¿para qué?

¿Casar homosexuales o cazar homosexuales?

Ocupémonos del propósito de Dios

Lealtad Perdida

Una sencilla receta

Oremos por el Amazonas

¿Por qué quiere Dios que oremos?

Te invito a leer la Biblia

Sí, ven, Señor...

¿Conoces a Dios?

Dios es nuestra herencia

Cuando maravillamos a Dios

Bienaventurados los Mansos

¿El propósito de Dios o mi propósito?

¿Cuál mandato sigues?

Una devoción que se nota

Segundas oportunidades

Un peligroso enemigo

¿Yo, volviéndome atrás?

¿Quién se está perdiendo?

Las Manías del que Cree que Cree

En Busca de la Divinidad de Jesús

El Nuevo Nacimiento

¿Quién es Jesús y por qué es tan importante?

Volvamos a las Escrituras